"El Arquetipo del Padre" - Instituto de la Pareja

Instituto de Estudios de la Pareja S.C.
Vaya al Contenido

 
“El Arquetipo del Padre”
 
Parte 1
 
Como dice Joseph Campbell: “El  Padre es la más poderosa encarnación del principio masculino”. Es un estado psicológico que exige del hombre, como condición, cumplimiento cabal de las tareas vitales impuestas por cada una de las etapas anteriores de la vida. La nueva conciencia significa que el hombre se da cuenta que sus hijos llegaron a una frontera o un muro que los detiene, el cual impide que continúen en su camino de crecimiento y maduración. Impide el surgimiento y desarrollo de potencialidades latentes, necesarias para desempeñarse en el mundo. El Padre quiere que sus hijos traspasen ese muro, que lo rompan y lleven a cabo acciones en el otro lado. Un hombre no puede despertar a la conciencia del arquetipo del padre en tanto no ha superado las etapas infantil, adolescente y la etapa de la juventud temprana. No ve el muro que detiene la maduración de sus hijos porque no ve el que detiene su propia maduración, en parte o en todo. No podemos esperar que un hombre ayude a sus hijos a romper la dependencia materna, a dejar la comodidad, a actuar con responsabilidad, a cambiar la visión fantasiosa, cuando él mismo no es un buen ejemplo de alguien que lo ha hecho.
 
No basta con ser padre biológico para que en el hombre despierte el arquetipo del padre y para que cumpla con las funciones correspondientes. Tampoco basta con que adquiera la conciencia de que un grupo determinado, importante para él, carece de libertades y padece distintas formas de opresión. El padre es un grado avanzado en el proceso de desarrollo psicológico. Para llegar a él se requiere del hombre que haya superado los grados anteriores. Supone haber logrado una determinada madurez. Exige dedicación, trabajo y esfuerzo. El padre es un hombre psicológicamente libre, autónomo e independiente; ha acumulado muchas experiencias, ha aprendido de ellas, ha construido un código de reglas de conducta; ha desarrollado capacidad de trabajo con disciplina, criterio y responsabilidad; conoce el mundo y conoce a los hombres. El desempeño del padre, incluida la construcción de una relación con sus hijos, es un merecimiento.
 
 
MTRO. LUIS JOSE UBANDO FERNANDEZ
 
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS DE LA PAREJA, S.C.




 
“El Arquetipo del Padre”
 
Parte 2
A través de la historia, la mitología y las religiones nos llega el conocimiento de personajes, seres mitológicos y seres divinos que representan modelos de la figura del padre. Desempeñan el papel de padre a gran escala. Luchan para que sectores numerosos de la población mejoren la condición en la que se encuentran; para que dejen de ser esclavos, dependientes, irresponsables, inmaduros, infantiles; para que sean dignos y autónomos; para que hagan valer su individualidad. La lucha que emprenden no tiene como fin principal que los que mantienen infantilizada o esclavizada la población le ofrezcan mejores condiciones de vida, sino que dejen de ejercer control sobre ella. Lo importante no es que el amo dé un mejor trato al esclavo, sino que éste deje de ser esclavo. Tal ha sido el objetivo de los que han luchado para abolir la esclavitud. No es lo importante que el país conquistador ofrezca mejores condiciones a los habitantes de la colonia sino que la colonia obtenga la independencia. Como la meta a la que querían llegar los que lucharon en Sudáfrica para terminar con la dominación inglesa o en América para independizarse de los conquistadores españoles. Psicológicamente, no es lo importante que el yo obtenga beneficios y placeres con satisfacciones exteriores, pasajeras, superficiales, banales o materiales; sino la capacidad de adaptarse libremente a las circunstancias del presente, asumiendo su responsabilidad. Esa es la función de los procesos psicológicos que ayudan al yo a  liberarse de los complejos.
Quien quiera conocer objetivamente la figura del Padre, tiene que abandonar la ecuación personal y no dejarse llevar por definiciones políticas, locales, filosóficas, idealistas y románticas. Tiene que hacer a un lado la subjetividad. Tiene que buscar en la historia de la humanidad los rasgos esenciales, la función principal, la razón de ser, la meta que se persigue, las consecuencias que se buscan con la figura del padre. No tanto  en relación al aspecto físico de ser padre como al aspecto psicológico, a las actitudes. El modelo adoptado local y temporalmente no  necesariamente toca lo esencial del desempeño del padre. Tiene que preguntarse qué importancia tiene para la sociedad y para la cultura, a partir del presupuesto de que el padre ejerce sus funciones, no solamente para proporcionar beneficios a sus hijos. También, qué circunstancias hacen posible la aparición de esta fuerza ancestral  llamada “padre”.
 
 
MTRO. LUIS JOSE UBANDO FERNANDEZ
 
DIRECTOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS DE LA PAREJA, S.C.



UBICACIÓN
Calle Cóndor No. 11 Col. Alpes. Del. Álvaro Obregón.
México D.F. CP. 01010
Teléfonos:
5651 2179 y 5680 2421
Email: info@institutodelapareja.com.mx
© Derechos reservados
Instituto de Estudios de la Pareja
Regreso al contenido